Icono igualdad de género

Feminismo crítico del género 

(Gender critical feminism)

Primer plano de cuatro manos con el puño cerrado y en alto.

El feminismo crítico del género hace hincapié en que el sujeto político del feminismo son únicamente las mujeres cisgénero. Es decir, solo quienes han nacido biológicamente con genitales femeninos sufren la opresión del patriarcado y deben ser el enfoque de la lucha feminista. En años recientes, esta corriente del feminismo ha adquirido popularidad porque se sitúa en el centro de algunos debates públicos, particularmente en España, en donde se evidencia una fractura con el movimiento de la diversidad sexual y de género

Desde esta corriente se explica que, históricamente, el feminismo ha utilizado las categorías sexo y género para evidenciar la desigualdad entre hombres y mujeres. El sexo hace referencia a las características biológicas con las que nacen las personas y a partir de las cuales se clasifican como hombres o mujeres. Por ejemplo, se entiende que son mujeres quienes nacen con órganos sexuales y reproductores femeninos. Por su parte, el género es la construcción cultural y social que se hace a partir del sexo. Por ejemplo, a las mujeres, en función de su sexo, se les imponen normas jurídicas y sociales que las ponen en condición de desigualdad y subordinación. 

Por otra parte, desde el movimiento de la diversidad sexual y de género, particularmente desde el transfeminismo, se posiciona la idea de que para ser mujer solo es necesario autorreconocerse como tal. Este es el caso de las mujeres trans.

Desde el feminismo crítico del género se rechaza esta postura y se llama la atención sobre los peligros de utilizar el género como una categoría de identidad para reivindicar la subjetividad del hecho de ser mujer. Uno de los ejemplos que las activistas de esta corriente del feminismo usan para ilustrar lo anterior es el de la legislación. Las leyes sobre violencia doméstica normalmente protegen a las mujeres y castigan a sus agresores (hombres). Si se entiende que solo hace falta autorreconocerse como mujer para llegar a serlo, en un caso de violencia doméstica bastaría con que un agresor denunciado se identificara como mujer para que la víctima quedara desprotegida.

Esta corriente del feminismo ve en el activismo trans a una manifestación del patriarcado y del capitalismo. Subraya que borra la categoría de mujer y, con esto, al sujeto político del feminismo. Por su parte, muchas mujeres trans reivindican que se las considere como mujeres y que se les permita participar en el movimiento feminista. Además, denuncian la transfobia y la falta de empatía del feminismo crítico del género. El debate está plenamente vigente.

Un término controversial que algunos sectores utilizan para hacer referencia al feminismo crítico del género es feminismo radical trans-excluyente (trans-exclusionary radical feminism, TERF).

Por último, el término feminismo crítico del género también se usa en plural, con el fin de reflejar la diversidad de enfoques y la heterogeneidad de integrantes de este movimiento social.

No te quedes con la duda.

¡MODII te ayuda!