Icono Igualdad Icono Diversidad Icono Juventud

Estereotipo de género 

(Gender stereotype)

Imagen tomada desde arriba de una mujer y un hombre. La mujer lleva guantes y tiene elementos de limpieza y de cocina. El hombre tiene un computador, documentos, un teléfono celular y un reloj.

Es una percepción u opinión generalizada y simplista sobre las características específicas que tienen o deberían tener las personas en función de su sexo. También sobre los roles que asumen o deberían asumir por el solo hecho de ser hombres o mujeres. Son nocivos cuando se usan para justificar la discriminación y cuando ubican a unas personas en lugares de privilegio y a otras en condición de subordinación.

Desde estos estereotipos, se considera a los hombres fuertes, valientes, independientes y ambiciosos, y se los asocia con trabajos en la esfera pública. A las mujeres, por el contrario, se las considera frágiles, dependientes, amables y cuidadoras, y se las asocia con el ámbito privado. Como consecuencia, se asignan roles y tareas que limitan el pleno desarrollo de las mujeres y las niñas, las oportunidades a las que pueden acceder, el fortalecimiento de capacidades y la independencia para tomar decisiones autónomas. Por ejemplo, mediante los estereotipos de género se valida que niñas, jóvenes y mujeres realicen labores domésticas en lugar de acceder a la educación. Con esto, tienen menores oportunidades laborales y, en consecuencia, menor acceso a recursos. En últimas, esto limita su bienestar y su autonomía.

Adicionalmente, varios estereotipos de género se establecen durante la infancia. Por ejemplo, cuando se insiste en que a los niños les gustan los autos y a las niñas, las princesas. Estos estereotipos son transmitidos por las personas adultas responsables o cuidadoras de niñas y niños o por sus grupos de pares y por la sociedad en general. Por esto, organizaciones, gobiernos y demás agentes del desarrollo promueven una educación no sexista, basada en las relaciones de igualdad y en los derechos para poder erradicar los estereotipos desde una muy temprana edad.

Finalmente, los estereotipos de género se ven reforzados por los marcos legales, las prácticas institucionales, los mensajes de los medios masivos de comunicación, las redes sociales y hasta las canciones y los dichos populares. Esto hace que estos mensajes distorsionados en cuanto a lo que significa ser hombre o ser mujer lleguen en permanencia a la gente.

No te quedes con la duda.

¡MODII te ayuda!