Saltar al contenido
Una pareja de mujeres se abrazan y me miran románticamente con una sonrisa en sus labios.

¿Dónde están las historias de amor diversas?

¿Recuerdas cuál fue la primera historia de amor en pantalla en la que pudiste identificarte? Quizás eras adolescente en los noventa y fue Mi primer beso, ese drama romántico entre Vera y Thomas que te robó alguna lágrima. Tal vez fue con las idas y vueltas de Rachel y Ross en Friends… O en la punta del Titanic con Rose y Jack.

En fin, si eres una persona cisheterosexual, seguramente se te vendrán a la mente cientos de historias entre mujeres y hombres. Historias de todo tipo, claro. Felices, pasionales, melancólicas, tristes y demás. Vínculos que te han servido de modelo y de referencia a medida que crecías. En los que has podido identificarte y empatizar.

Pero, ¿qué sucede si eres una persona trans, bisexual, gay, lesbiana, queer o no binaria? ¿En qué historia te identificaste en la infancia o adolescencia? ¿Dónde están las historias de amor diversas? Y es que ni siquiera hace falta que haya amor. Basta con que sean relaciones libres y consentidas. Acá la cosa se pone más tenaz. Quizás encontremos algo en el cine alternativo o independiente, o puede que haya algún personaje secundario (o terciario) en películas o series más populares. De cualquier manera, la vara queda bien baja. Especialmente si buscamos en películas infantiles o para jóvenes.

La buena noticia es que, de a poquito, estas historias van apareciendo, y hoy les queremos contar de dos estrenos recientes.

 1. Heartstopper. Es una serie británica de romance adolescente entre Charlie y Nick. La serie está basada en una novela gráfica creada por Alice Oseman. A lo largo de esta historia, y de manera positiva, se transmiten las emociones de los protagonistas: sus deseos, contradicciones, miedos e inquietudes. La serie nos hace reflexionar sobre la importancia de que las personas con orientaciones sexuales diversas puedan encontrar referentes en espacios como el cine o la televisión.

 

Grafica muy bien esta idea Rubén Serrano en Twitter: «Sí, a mi yo de 14 años también le hubiera gustado haber visto #Heartstopper. Le hubiera calmado miedos. Se hubiera sentido acompañado. Le hubiera dado la creencia y la evidencia de que sí podría encontrar a alguien a pesar de ser el maric- de clase. 8 capítulos que transforman».

@RubenSerranoM twittea lo siguiente: Sí, a mí yo de 14 años también le hubiera gustado haber visto #Heartstopper🍂. Le hubiera calmado miedos. Se hubiera sentido acompañado. Le hubiera dado la creencia y la evidencia de que sí podría encontrar a alguien a pesar de ser el maric- de clase. 8 capítulos que transforman.

Además de contarles sobre la serie, esta es una recomendación. Si no tenían planes para el fin de semana, ¡ahora ya saben! Corran y sientan mariposas en la panza con estos dos jóvenes.

 

 2. Lightyear. En este caso, una de las últimas películas animadas de Disney-Pixar llegó a la tapa de los diarios y no por los mejores motivos. En esta película protagonizada por el guardián espacial, Buzz Lightyear, hay un beso entre dos mujeres que mantienen una relación romántica.

Hasta acá, es todo celebración de la diversidad y apoyo al colectivo LGBTQ+, pero, ¿qué pasó luego? Resulta que esta escena ha causado cientos de reacciones homofóbicas en todo el mundo. Tanto es así que la película se prohibió en más de 13 países, como Emiratos Árabes Unidos, Malasia, Indonesia y Egipto. Lamentablemente, según la Organización de las Naciones Unidas, 69 de sus 193 Estados miembro siguen penalizando los actos sexuales consensuados entre personas adultas del mismo sexo. La reflexión que nos queda: hemos avanzado un gran camino, pero aún queda mucho por andar.

En este Mes del Orgullo, desde MODII queremos reafirmar que todo el mundo merece vivir su sexualidad y su identidad de género en libertad y sin condicionamientos. Queremos leer más libros, ver más películas y escuchar más canciones en donde cada cual pueda encontrar su referente.

Por más narrativas que empoderen. Por más historias de amor diversas.